Imparable el asesinato de candidatos en Guerrero

El martes fue asesinado Abel Montúfar Mendoza, candidato a diputado local del PRI para el distrito 17 y presidente municipal con licencia de Coyuca de Catalán, en Tierra Caliente; suman ya 20 políticos asesinados en Guerrero en el contexto electoral

Margena de la O / APEG

CHIlPANCINGO, GUERRERO. El candidato a diputado local del PRI para el distrito 17 y presidente municipal con licencia de Coyuca de Catalán, Abel Montúfar Mendoza, se sumó este martes a la lista de políticos asesinados en el estado en el último año. Apenas llevaba 10 días en campaña.

La primera versión de los hechos conocida por gente de la región de Tierra Caliente, es que el candidato realizaba un recorrido por el municipio de Coyuca de Catalán como parte de su campaña y que en uno de los lugares que visitó ocurrió una balacera, lo interceptaron y se lo llevaron en su propia camioneta. Más tarde dejaron su cadáver en la parte trasera del vehículo, en el bulevar de Ciudad Altamirano.

“Los primeros datos indican que el cuerpo del alcalde con licencia de Coyuca de Catalán y candidato del PRI a diputado local por el distrito 17 apareció sin vida en su propia camioneta en el bulevar Coyuca de Catalán-Ciudad Altamirano”, se lee en pequeño comunicado del Grupo Coordinación Guerrero

Su vocero Roberto Álvarez Heredia, sólo confirmó el crimen y remitió al boletín oficial, aunque agregó que las áreas de gobierno encargadas hicieron las diligencias y aplicaron un operativo en la Tierra Caliente para rastrear a los asesinos.

Reporteros de la región de Tierra Caliente difundieron que hace unos días el priísta denunció que el gobierno del estado le retiró seguridad institucional. Pero también informaron que en el lugar donde dejaron la camioneta blanca con el cadáver del alcalde con licencia estaba un grupo de policías vestidos de civiles que se encargaban de cuidarlo, que no estuvieron con él al momento de los hechos. 

Abel Montúfar Mendoza es parte de un grupo de hermanos, todos priístas, que fueron y son servidores públicos de administraciones distintas de los tres niveles de gobierno, sobre todo en áreas policiacas y de Seguridad Pública. Quien más cargos públicos ha ocupado es Erit Montúfar Mendoza, actual delegado de Gobernación en Guerrero. En sus cargos destaca el de director de la Policía Ministerial del Estado en varias ocasiones.

A los hermanos Montúfar Mendoza los han señalado de cometer violaciones a los derechos humanos. Los desplazados de la sierra de Coyuca de Catalán los señalaron de ser generadores de la violencia en esa zona y de estar relacionados a la explotación ilegal de la madera.

Tierra Caliente, un foco rojo

La Tierra Caliente está ubicada por el gobierno estatal con signo rojo para este proceso electoral, o sea de peligro. Ahí han ocurrido otros crímenes de políticos y servidores públicos.

En julio de 2016 mataron al alcalde de Pungarabato, el perredista Ambrosio Soto Duarte, quien denunció públicamente que fue amenazado. El 23 de mayo pasado asesinaron al ex alcalde perredista de Coyuca de Catalán y ex diputado local, Elí Camacho Goicochea. Desde abril de 2017 está desaparecido el perredista Catalino Duarte Ortuño, ex diputado y ex alcalde de Zirándaro.

Los actuales candidatos a diputados locales arrancaron campaña apenas el 29 de abril pasado. 

Montúfar Mendoza contendía por la diputación del distrito local 17, que en la actual legislatura no tiene representante, porque el diputado que la ganó, el priísta Saúl Beltrán Orozco, conocido por su relación de compadres con Raybel Jacobo de Almonte, líder del grupo delictivo de Los Tequileros, pidió licencia indefinida en mayo de 2017 después de una acusación de homicidio en su contra. Cuando Beltrán Orozco salió por la licencia, ya habían asesinado a su suplente.

Más información: Ola de crímenes políticos en Guerrero