De la Rosa Hickerson: La séptima elección es la vencida

Después de perder seis elecciones, por fin Gustavo de la Rosa Hickerson ganó. Actualmente es diputado electo por la coalición Juntos Haremos Historia, en el séptimo distrito local de Ciudad Juárez, Chihuahua. Con 26 mil 217 votos, el defensor de los derechos humanos se ha convertido en legislador. 

Texto: Kau Sirenio 

Llega la cafetería en Ciudad Juárez en Uber, su vestimenta desalineada es “campo de batalla”. Como él mismo se define: “Soy un veterano de la guerra pasada. Ciudad Juárez se enfrentó a una guerra de 2008 a 2013; fue una verdadera guerra, hubo 3 mil 500 muertos, me tocó enfrentar la violación masiva de los derechos humanos por elementos del Ejército mexicano y la Policía Federal”, narra Gustavo de la Rosa Hickerson.

Y en efecto, en aquel entonces era visitador de la Comisión de Derechos Humanos de Chihuahua, en Juárez. Sabe de lo que habla. Quizá por eso, suelta a bocajarro una demanda añeja y sentida de la comunidad: “Impulsar una iniciativa de ley de reparación del daño para que el Estado asuma la responsabilidad con las víctimas  de Villas de Salvarcar”, suelta el candidato.

El ahora diputado electo que llegó al congreso de Chihuahua por efecto de Andrés Manuel López Obrador. Dice que su proyecto principal es el de rescate de jóvenes de la colonia popular de Anapra: “Antes de que entre a la pandilla, rescatarlos nosotros, porque el Estado son sólo  espectadores, además de organizar a los trabajadores de la maquila para conseguir salario mínimo  industrial que, a diferencia de un salario mínimo general, se plantea que sean de 200 pesos”. 

Agrega: “Llegué a la diputación sin robar un voto y me iré sin robar un peso”. 

De la Rosa Hickerson. Fotografía: Internet

Periplo electoral

Su primera aventura electoral fue en 1989, cuando contendió para la alcaldía de Juárez por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). En aquella época, el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional tenían el control en la ciudad fronteriza, y en esa avalancha el ahora diputado local por Morena apenas obtuvo 1400 votos. Esa derrota le cayó como agua helada, porque su pronóstico era muy alto, años atrás había defendido a más de 25 mil obreros que fueron despedidos de la maquila, eso le daba confianza para obtener la presidencia municipal; pero no lo logró. 

En 1995, el defensor de los derechos humanos se presentó como candidato a presidente municipal por el PRD, pero fue vencido por el panista Ramón Galindo Noriega, actual subsecretario de Gobierno del estado. Entonces optó por el cargo director del Centro De Readaptación Social en esta frontera de 1995-1998.

Por tercera ocasión y de manera consecutiva, De la Rosa Hickerson se inscribió como candidato a diputado por el séptimo distrito. En julio de 1998; obtuvo 30 mil votos, pero de nuevo perdió. 

Durante la elección presidencial de 2000, el abogado laborista fue inscrito en la fórmula para el senado por la “Alianza por México”. En ese año, De la Rosa Hickerson obtuvo  70 mil votos que le fueron insuficientes para acceder a un escaño en el senado. 

En su quinto intento por acceder a la representación popular en 2001, fue candidato a síndico en el Ayuntamiento de Juárez: “Como no soy de los que compran votos para ganar las contiendas electorales, por eso no gané la elecciones anteriores”.   

La última pelea que dio al interior del PRD fue por la presidencia del comité ejecutivo municipal en 2002, pero no logró su objetivo: “En los tiempos de la marginalidad, cuando asignaban 5 mil pesos (a valor actual) por campaña, cuando no había prerrogativas ni subsidios, cuando nadie quería ser candidato porque no había ni regidores ni diputados plurinominales, ni presupuesto de campaña, cuando perredistas eran asesinados con cualquier pretexto y nunca se encontraban los culpables y lo único seguro era la derrota, apoyado por los asistentes a la ‘rucoposada’, fui candidato a la presidencia municipal (dos veces), a síndico, a diputado, a senador, y básicamente pagamos todas las campañas de nuestro bolsillo, del patrimonio familiar y del de algunos amigos. Hicimos campañas austeras con inversiones de menos del 10 por ciento de los límites de gastos de campaña. Llevamos la votación del PRD, de 735 (la ultima del PMS) hasta 30 mil votos”, escribió en 2013, un año antes de que naciera el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). 

Durante todos estos años, el trabajo de De la Rosa no se constriñó a la apuesta electoral.  Ha sido catedrático en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y también escritor (destacan sus libros con temática laboral, teatro, filosofía y social, De estos últimos: Diagnóstico de la policía municipal de Ciudad Juárez en 2010; y Anapra, una experiencia de maduración asistida a jóvenes en situación de riesgo en Cd. Juárez, 2011-2013.

Eestuvo en el ojo del huracán por la constante denuncia que hizo en contra de los operativos militares durante la guerra en Ciudad Juárez de 2008 a 2013. Y desde 2005, fue visitador de la Comisión de Derechos Humanos de Chihuahua (CEDH) en Ciudad Juárez. En los años más álgidos de la narcoguerra en Ciudad Juárez a Gustavo de la Rosa Hickerson se le asignó una oficina en la Fiscalía Zona Norte y desde ahí acompañó a las víctimas de la violencia.

En aquel entonces, se convirtió en una de las voces públicas más críticas contra la estrategia militar puesta en marcha por el gobierno de Felipe Calderón. “La situación llegó a su punto culminante el lunes 21 de septiembre, cuando, a pesar del inminente peligro contra su integridad física y ante la reiterada petición de garantías de protección, De la Rosa Hickerson fue prácticamente despedido al removerlo de la investigación de las denuncias por violación a los derechos humanos por parte de elementos militares”. Por todo ello decidió vivir temporalmente en El Paso, Texas, junto con su familia.

De la Rosa Hickerson renunció a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Ciudad Juárez el 22 de septiembre de 2014, tras una serie de golpeteos mediáticos y denuncias. “Hubo casos donde no me autorizaron atender, y al ver que la ciudadanía no tiene el apoyo, decidí renunciar, debido a que en unos casos resulta estar peor adentro para brindar el apoyo”.