Morena cambia el mapa político en Coahuila

Coahuila nunca ha elegido un gobernador que no sea del PRI. Pero este 1 de julio, la ola morenista que recorrió el país se volcó en este estado, uno de los más asolados por la violencia. Además de la presidencia del país, el PRI retrocedió en cargos locales: de gobernar el 73 por ciento de las alcaldías, se quedó únicamente con el 42 por ciento

Texto: Lucía Pérez Paz

Fotografía: Agencia Cuartoscuro

SALTILLO, COAHUILA.- El PRI,  que en tiempos del ex gobernador Humberto Moreira festejaba cada elección con el llamado “carro completo”, en esta ocasión fue mesurado. En Saltillo el templete quedó montado, pero ya nadie convocó a celebrar al partido tricolor.

Al corte de edición, la elección presidencial  en Coahuila le daba una ventaja del 44 por ciento en favor de Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos Haremos Historia, seguido de José Antonio Meade  de la coalición encabezada por el PRI con 24 por ciento, mientras que el panista Ricardo Anaya obtenía un 22.9 por ciento.

Este 1 de julio, Coahuila eligió sus 38 alcaldes. Hasta antes de esta elección, 28 alcaldes eran del PRI, seis del PAN, tres de Unidad Democrática y el uno del Verde Ecologista. Pero, al amanecer de este 2 de julio, con el 67 por ciento de las actas computadas, reveló que el PRI conservó solo 16 ayuntamientos; el PAN se convirtió en la segunda fuerza política en el estado, al pasar de seis a 15 municipios gobernados. Y por primera vez, Morena apareció en el mapa electoral: consiguió seis municipios, en tanto que el PRD obtuvo uno.

Con el 20 por ciento de las actas computadas Morena también llevaba la delantera con tres de las siete diputaciones, mientras que PRI y PAN se quedaban con dos.  En la elección de senadores, Morena, acaparó las dos senadurías que hoy tiene el PAN.

El PREP del INE se desarrolló a paso lento. La jornada registró una participación electoral de  61% por ciento, en un estado con un listado nominal de 2 millones 154 mil electores.

Festejo morenista

Aún  no se emitían  los primeros resultados oficiales del Instituto Nacional Electoral (INE), pero a los simpatizantes de AMLO les bastó con los mensajes de Meade y Anaya en los que aceptaban su derrota para salir a la calle  a celebrar.

El primero en convocar a una celebración fue el candidato de Morena, al Senado de la República, Armando Guadiana. A través de  redes sociales citó a las 9 de la noche en Plaza de Armas.

Un grupo reducido, que no sobrepasaba las cien personas  acudió a la emblemática plaza.
Al ritmo de música ranchera, los asistentes bailaron. Los mariachis tocaron Cielito Lindo y botargas en alusión a AMLO y animadores encabezaron el festejo que no sobrepasó los 50 minutos.

Banderas de Morena, y pancartas que decían “AMLO Presidente” inundaron la Plaza de Armas alrededor de improvisado templete. Los automovilistas que pasaban hacían sonar el claxon en señal de apoyo. El festejo transcurrió sin incidentes.

A cinco kilómetros del lugar, un escenario se quedó vacío: el PRI montó la estructura para el festejo, pero ya no convocó.

Al corte de las 9 de la noche,  El Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) de la elección de alcaldes  registraba la captura del 5 por ciento de las casillas computadas. Ante la falta de cifras, los asistentes a los festejos dejaron de lado las tres elecciones restantes. Candidatos a senadores y diputados federales no proclamaron triunfo.

Conteo de boletas en casillas donde en la mayoría de las elecciones llevó delantera el partido MORENA
FOTO: Alberto Roa / Agencia Cuartoscuro

Un día difícil

La jornada en esta entidad norteña comenzó con la pérdida de  2 mil boletas,  la ausencia de  funcionarios de casilla y apertura tardía de los centros de votación. Al medio día el INE declaró el 100 por ciento de las casillas instaladas.

El Instituto Electoral de Coahuila (IEC) llegó a sus segundos comicios en dos años, tras una elección de gobernador en 2017 en la que se cuestionó su desempeño. Ahora, en estos comicios, Coahuila vivió unas campañas complejas al registrar el primer asesinato de un candidato en su historia. 

Fernando Purón, priista que buscaba una diputación federal, fue asesinado el pasado 7 de junio al salir de un debate.

A este hecho se sumaron 15 amenazas de muerte y la desaparición voluntaria de un candidato al sentirse propenso a ataques, según datos oficiales en la entidad. La Secretaría de Gobierno  se limitó a informar que los candidatos amenazados no se concentraban en un partido.

Entre los primeros ciudadanos en llegar a votar su casilla estuvo el obispo Raúl Vera López, quien llegó a paso veloz,  para ser uno de los primeros ciudadanos en emitir su voto. Vera permaneció 40 minutos en la fila, y los pasó entre saludos y  pláticas con sus amigos y ciudadanos que lo reconocieron.

Durante la primera hora de la jornada electoral, mientras el 98 por ciento de las casillas registraban retraso en la apertura, en la casilla 740 de Saltillo les faltaban mil boletas. Para la elección de diputado federal llegaron las boletas que correspondían al distrito 5 de Torreón. Los ciudadanos sólo pudieron votar por tres de los cargos.  En otro punto de la ciudad, la Junta
Local del INE se apresuró a prometer recuperar el total de las boletas. Pero esto no ocurrió.

La jornada electoral en Coahuila transcurrió con quejas por falta de boletas, rondines innecesarios de elementos de seguridad del estado, que se tradujeron en  46 quejas.

Durante la sesión de Consejo General del IEC e INE a las 11 de la noche no se reportaron incidencias graves; se dio por concluida la jornada electoral con el 67 por ciento de las actas computadas y un saldo blanco en materia de incidentes de seguridad.