Sinaloa, otro estado pintado de Morena

Sinaloa, como casi todo el país, votó en favor de Andrés Manuel López Obrador. Fue una elección marcada por presiones del narcotráfico y la sorpresa de que el estado se olvidó por completo de su viejo aliado, el PRI

Estrella Pedroza

Sinaloa es uno de los estados con mayor producción agrícola del país. Es, por ejemplo, líder en la siembra de maíz blanco para elaborar tortillas.

Un territorio que en política ha sido tradicionalmente conservador. Hasta ahora. Como casi todo el país –excepto Guanajuato- el estado concedió masivamente su voto a la coalición Juntos Haremos Historia, que postuló a Andrés Manuel López Obrador.

En Sinaloa AMLO (como se le conoce en México) obtuvo el 64.2 por ciento de la preferencia electoral, y José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, obtuvo 18.2 por ciento de los votos.

El domingo 1 de julio los sinaloenses eligieron diputados locales y federales, presidentes municipales y presidente de la república.

De 40 curules en el Congreso Local,  la coalición  encabezada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ganó 19 y se convierte en mayoría.

El Partido Revolucionario Institucional logró tres  espacios pero perdió el control del legislativo, como ocurrió en el Congreso de la Unión. Sin embargo, de acuerdo a Ley electoral  podría recibir  siete curules más.

Un panorama  similar enfrenta el Partido Acción Nacional debido a que solo obtuvo dos curules  y podría tener hasta cinco más.

A su vez el Partido Sinaloense (PAS)- un partido local- podrá  obtener hasta tres  curules por la vía plurinominal, mientras que el Partido del Trabajo (PT)  tendrá un espacio por la misma vía. 

La ola morenista acaparó  a los cuatro municipios más importantes de los 18 que conforman Sinaloa: Ahome , Culiacán, Guasave  y   Mazatlán. 

En la disputa local el PRI logró la reelección en seis municipios, concretamente Sinaloa, Salvador de Alvarado, Badiraguato, Elota, El Fuerte  y Concordia. 

Griselda Quintana García, candidata del tricolor, se impuso en Cosalá a pesar de las denuncias sobre grupos armados alrededor de las casillas.

En las diputaciones federales el PRI  perdió “su ochito”, una vieja frase de los priístas para referirse a que siempre ganaban los ocho distritos electorales que había en el estado. 

Ahora la coalición de López Obrador se quedó con todo.

De acuerdo al diario Noroeste la alianza de izquierda perdió cinco ayuntamientos donde, según el mapa de riesgos de la Coordinación General de Seguridad en Sinaloa, hubo presión de bandas de narcotráfico. 

Se trata de  El Fuerte, Sinaloa, Cosalá, Concordia y Rosario.

La  fórmula  para  Senadores integrada por  Rubén Rocha Moya e Imelda Castro Castro, aspirantes por Juntos Haremos Historia  fue la ganadora, y el PRI podría llevarse la tercera senaduría por quedar en segundo sitio en número de votos.

El problema en esta entidad es que muchos de los candidatos no cumplen con el perfil mínimo para gobernar y otros tantos son ex militantes de otros partidos,  refieren algunos analistas locales. 

Hoy sólo en algunos municipios como Mazatlán se exige el conteo de votos por presuntas inconsistencias, lo mismo en algunas casillas  en las votaciones  para  Presidencia de la República  y  diputaciones federales donde  se cotejarán las actas. 

Sigue la  cobertura  en Noroeste