“Estoy desesperado por votar”

Texto: Carlos Marí

Fotografía de portada: Agencia Cuartoscuro

VILLAHERMOSA.- A Jacobo Mugarte, un yucateco que arribó a la casilla especial 385, no le bastó llegar 45 minutos antes del inicio de “la jornada electoral”, pues los funcionarios de la mesa dilataron más de dos horas para contar y alistar la papelería, para iniciar la votación. 

Él es uno del millar en espera de la apertura de casillas, cuando apenas hay 750 boletas para los no residentes de Villahermosa.  

La 385 se ubica en la antesala del auditorio de la Biblioteca José María Pino Suárez y desde ahí parte una fila de más de 500 metros que llega hasta la avenida Paseo Tabasco.  Ahí, la votación inició a las 10:00 horas.

En la capital de Tabasco, la mayoría de los votantes foráneos trabaja en el ramo petrolero o en el sector servicios. Algunos llevaron sillas portátiles, otros sus sombrillas, hay señoras con niños en brazos o en carriolas. Estan cansados, molestos, desesperados… Y cientos aún ignoran que no alcanzarán boletas.  

Bajo la sombra de una columna, Jacobo, arqueólogo de profesión, está a 20 personas de llegar a la casilla. Se le agota la paciencia: “Aquí estoy desde las siete y media, pero ya estoy desesperado por votar”.

Unos 50 metros atrás -en la misma fila-, están Michelle Ocampo y Bertín Torres, veterinarios del zoológico Yumká. Ambos son originarios de la CDMX.

“No sé si vamos al alcanzar boletas, espero que sí. Llegamos un poco antes de las 8 de la mañana y es cansado estar en la fila tantas horas, porque tenemos que ir a trabajar después. Es importante que agilicen esta situación, sabemos que es importante cumplir con el voto: de eso depende nuestro futuro”, comentó Michelle Ocampo.

Ciudadanos a la espera de poder emitir su voto en Villahermosa, Tabaco. Fotografía Carlos Marinos