Carrera por gubernatura de Chiapas arranca en medio de crisis

Chiapas es un polvorín. Este domingo iniciaron las campañas los cuatro candidatos a la gubernatura del estado, en un ambiente de incertidumbre social, provocada por el aumento de la violencia en las regiones más pobres del país

Texto: Ángeles Mariscal / Chiapas Paralelo 

Fotos: Cortesía

CHIAPAS.- En medio de la crisis por el decrecimiento económico del estado durante el sexenio que termina, y el aumento de la violencia por la presencia de civiles armados, este domingo iniciaron campaña los cuatro candidatos a la gubernatura.

A la cabeza comienza Roberto Albores Gleason, hijo del ex gobernador Roberto Albores Guillén. Este joven político, que ha desarrollado toda su carrera en la Ciudad de México, contiende a través de la coalición del PRI, Partido Verde Ecologista de México, Nueva Alianza y los locales Mover a Chiapas y Chiapas Unido. Tiene a cuestas la crisis de los partidos que representa, primero por las condiciones en las que el actual gobernador, Manuel Velasco Coello, deja la entidad, y segundo por la ruptura que se dio entre el PRI y el Partido Verde para elegir a quien sería el candidato. Albores Gleason nombró como su asesor de campaña al productor de Televisa, Pedro Torres.

Su más cercano contrincante es Rutilio Escandón Cadenas, quien hasta antes de ser abanderado como candidato del Movimiento de Regeneración Nacional, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social, fue presidente del Tribunal de Justicia del Estado.

A Escandón Cadena se le considera una persona cercana al gobernador Velasco Coello, motivo por el que su designación como candidato fue cuestionada por militantes de MORENA. Antes, militó en el Partido de la Revolución Democrática, a través del cual llegó al Senado en la LX Legislatura, pero renunció a su partido para contender por la candidatura de MORENA. El Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) lo sancionó por haber realizado actos anticipados de campaña, a través de la promoción de su imagen como como presidente del Tribunal; la sanción fue impugnada ante el Tribunal Electoral del Estado, que revocó la sentencia.

El tercer candidato es el ex priísta José Antonio Aguilar Bodegas. Durante 40 años hizo su carrera política a través del PRI, partido del que fue dirigente estatal, alcalde de Tapachula, diputado local, federal, además de Senador de la República. Intentó ser designado candidato a gobernador por ese partido, al no lograrlo, renunció a su militancia.

La alianza de PRD, Partido Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano, lo acogió y designó –entre protestas de militantes- como su candidato al gobierno de Chiapas.

El cuarto candidato es el priísta Jesús Alejo Orantes Ruiz. Heredero de la familia Orantes, a la que  grupos campesinos de la zona centro de Chiapas acusan de haber hecho fortuna a base de la explotación y sometimiento violento de la población de la región cañera, una de las zonas más prósperas del estado. Orantes Ruiz fue diputado local por el PRI, en los últimos años, impulsó su imagen a través de la organización “La luz de los pobres”.

En 2017 renunció al PRI y se dedicó a recorrer el estado a través de su organización, haciendo uso de una imagen de campesino: paliacate alrededor del cuello, camisa desabotonada, sombrero y botas. Logró obtener las firmas para contender como candidato independiente al gobierno de Chiapas. Ahora, su principal aliado político es el también candidato Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco.  

La crisis económica

Dos días antes del inicio de campaña, organizaciones civiles, cámaras empresariales, ganaderas, productoras del campo, hoteleros y otros sectores, manifestaron su preocupación por la crisis económica en la que cierra la actual administración.

En conferencia de prensa, expresaron que en comparación con 2012, hay menos empleos y un incremento considerable de la pobreza en Chiapas. David Zamora, del Consejo Coordinador Empresarial estatal, explicó que esta entidad es la que menor tasa de participación laboral, con solo el 52.3% de su población, y la que mayor índice de pobreza tiene en el país.

El estado ha tenido un decrecimiento económico anual del 0.2%. De acuerdo al observatorio “México cómo vamos”. El organismo establece que a finales de 2017, 7 de cada 10 chiapanecos no podían adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo, lo que hace ver un incremento de la pobreza laboral del 3.5% de la población.

“Además, no hubo avances significativos en la atracción de inversiones que pudieran ayudar a detonar el crecimiento económico. Entre 2013 y 2017, el estado atrajo flujos de Inversión Extranjera Directa por apenas 805.7 millones de dólares, equivalentes al 0.5% de la IED que recibió el país en el periodo”, explicaron Ana Berta Gutiérrez, Valeria Mendiola, y Valeria Moy.

Violencia a la alza

La presencia de grupos de civiles armados, que detonó con una crisis política y social, y la masacre de Acteal en diciembre de 1997, se reactivó en Chiapas durante los últimos tres años. Más de 5 mil personas han sido desplazadas por la acción de estos grupos en los municipios de Aldama, Chalchiuitán y Chenalhó.

Organizaciones sociales y centros humanitarios que forman la red “Todos los Derechos para Todos”, entre ellos el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, informaron que desde hace tres años se incrementó la presencia y acciones violentas por parte de grupos armados ligados al poder político local y estatal en la región indígena tzotzil y tzeltal de Chiapas; y ahora buscan ser electos para ocupar cargos de gobierno.

Las organizaciones de la sociedad civil que han atendido a la población afectada, particularmente a miles de desplazados por la violencia, han documentado lo que se viven en más de una docena de municipios indígenas como, Pantelhó, Pueblo Nuevo Solistahuacán, Rincón Chamula, Chilón, , Bachajón, Yajalón, Palenque, Benemérito de las Américas, Marqués de Comillas en la zona fronteriza, y recientemente en Chalchiuitán, Aldama y Chenalhó.

“Hay una serie de intereses criminales en la región. Están despojando territorios, están controlando territorios bajo intereses de diferentes grupos de poder, que van desde el poder político ahora en el ámbito electoral, el poder del narco y proyectos de inversión de cuantiosas ganancias”, expresó Pedro Faro, director del Frayba.

“Ya estamos en estamos en esa situación parecida al norte del país, donde hay ejecuciones extrajudiciales, desaparición de personas”, dijo el activista, quien aseguró que todo ocurre sobre todo en la región de mayor pobreza. “Aldama, por ejemplo, está considerado el municipio con mayor pobreza del país, al igual que Chalchiuitán. Son territorios abandonados por el Estado. Esa es zona de campo libre para que los grupos criminales puedan actuar porque es un territorio solitario y abandonado de los poderes del Estado”.

En municipios donde habita una mayoría de población indígena, como Chilón y Sitalá, se organizaron para rechazar la elección por el sistema de partidos políticos, y buscan –a pesar del rechazo del IEPC- elegir a sus autoridades por el sistema de usos y costumbres.   

Las promesas del primer día de campaña

Roberto Albores Gleason abrió campaña con el acompañamiento del candidato a la Presidencia, José Antonio Mead, y el gobernador del estado. Ante miles de personas que se reunieron en la explanada de la Feria Mesoamericana en la ciudad de Tapachula, hizo especial énfasis en los jóvenes del estado. Dijo que su gobierno le apostará a los emprendedores, al empleo de calidad y al acceso a internet. De llegar a la gubernatura, dijo, su gobierno implementará los programas “Traje a tu medida” y “Empleo para Ti”.

Rutilio Escandón inauguró su campaña en la ciudad de Palenque. En el evento los aplausos se los llevó el candidato puntero a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, quien pidió el apoyo de los votantes para el candidato al gobierno de Chiapas.

José Antonio Aguilar Bodegas realizó su primer acto proselitista en la plaza de Toros de la ciudad de Tapachula. Su primera promesa de campaña fue “llevar a la cárcel a los corruptos”. Su invitado principal fue Yuawi López, el niño que interpreta la canción “Movimiento naranja”.

Por su parte, Alejo Orantes inició campaña en la comunidad Laja Tendida, bastión del PRI en el municipio de Venustiano Carranza, de donde es originario. Ahí, en medio de campesinos, se comprometió a reactivar la economía de Chiapas.