¿Narcoárbitros electorales en Guerrero?

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza escuchó una inédita propuesta: los narcos de la región, una de las más violentas del país, no matarán más candidatos pero con algunas condiciones:

Que no se compre el voto para el 1 de julio, y los ganadores cumplan lo que prometen en campaña. Nada más.

Es cosa seria. En lo que va del proceso electoral han sido asesinados doce políticos y candidatos en Guerrero, donde se libra una intensa disputa por controlar la producción de heroína y la extracción de oro y otros minerales.

La oferta se hizo al obispo, según confesó a los medios, en una reunión con uno de los líderes de bandas locales de narcotráfico.

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, dijo que el gobierno no pactará con criminales. Pero en Tierra Caliente, donde sólo hay 100 policías para cuidar a 250,000 personas, ¿quién puede ser un eficiente árbitro electoral?

Nota completa en: El Universal