Los damnificados de Jojutla y la jornada electoral

Texto: Estrella Pedroza

Fotografía: Agencia Cuartoscuro

En Jojutla, uno de los municipios más afectados por el sismo del pasado 19 de septiembre, este 1 de julio se ha reflejado una mediana participación en las urnas. Y quienes lo hicieron dicen que acudieron a votar: “Porque la fe es lo único que muere al último”, reflexiona Viviana Berenice Allende Farías, una de las cientos de damnificadas, mientras espera su turno en la casilla ubicada en la llamada zona cero.

Durante el terremoto Viviana perdió su casa, -ubicada en la colonia Benito Juárez- y también a su hermana: Samara Betsabét Celis Farías, quien murió junto a su pequeña hija: Sarah Sofía.

Y a pesar de que Enrique Peña Nieto, presidente de México y hasta el gobernador Graco Ramírez, -frente a lo que algún día fue su casa- “prometieron que ésta sería la primera en levantarse, hoy llegamos -a las urnas- sin resultados”.

Viviana confía en que con su voto: “llegue un cambio para el país y principalmente para los damnificados”.

Las casillas situadas en la colonia Centro de este municipio, lucen con poca  afluencia y  eso se  debe  a que los jojutlenses: “Estamos muy decepcionados de esto que se llama democracia porque nadie ha cumplido lo que promete”, refiere Martha González , vecina de la colonia  Emiliano Zapata.

Ella  aún vive  en una casa improvisada de lona y piensa que esta elección podría ser la puerta para que Jojutla se levante:  “Les digo que vengan a votar porque si no, esto va a ser lo mismo. Yo por ejemplo, vine porque quiero que quién venga de verdad nos apoye”.

Y es que muchos políticos- directa o indirectamente- se han burlado  de los afectados por el sismo, considera Tomasa Álvarez  Andrade,  vecina de la calle 18 de marzo, defraudada por el ingeniero Roberto Bolaños, primo del candidato por el PAN a la alcaldía de Cuernavaca: Javier Bolaños Aguilar.

Roberto Bolaños “nos prometió que si le dábamos nuestras tarjetas del Fonden –Fondo de Desastres Naturales-, nos construiría una casa. Les dimos las tarjetas y ya no se aparece. No nos da la cara.” Tomasa teme que las nuevas autoridades no cumplan con la reconstrucción.

Y a pesar de todo, de se seguir sin casa y cansados, de buscar a los responsables del fideicomiso Unidos por Morelos, Fonden y Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), algunas vecinas se organizan para poner “un granito de arena” y lograr el tan ansiado cambio.

Ana Jimenez Bustos, damnificada y  vocera de la Comisión de Afectados, comenta en todo este proceso electoral: “nos hemos sentido relegados” porque  muchos políticos han ido a visitarlos, muchas autoridades y, muchos candidatos de todos los partidos pero… “nadie resuelve”.

Se indigna ante las costosas campañas. Mientras tanto, ellos siguen sin certeza de cuándo tendrán un techo digno donde vivir.

Claudia Ramírez, una joven de 25 años, acompaño a su mamá a las urnas. Ella prefirió no votar: “Estoy cansada de que, votes por quien votes, nada mejora y  todo está peor. Ahora ve con lo del sismo cómo estamos. Sin casa, sin apoyo y sin nada”.

Apenas el 25 de junio realizaron bloqueos intermitentes en la plaza de cobro de Alpuyeca, en la Autopista del Sol, para exigir al gobierno del estado apoyos para la reconstrucción de sus viviendas.

Habitantes de distintas comunidades de Jojutla y Puente de Ixtla, aseguran que por errores administrativos se quedaron fuera de la cobertura del Fonden, por lo que el gobierno de Morelos se comprometió a apoyarlos a través del programa Unidos Por Morelos, sin embargo, ese apoyo no se ha realizado.

Las  estimaciones de participación ciudadana en las urnas es de “entre el 50 y 53 por ciento”, informó, Arnoldo Heredia  Romero,  regidor del Ayuntamiento de Jojutla por el Partido Acción Nacional (PAN).