Botargas, acarreos y guerra sucia en Veracruz

En Veracruz, el inicio de las campañas estuvo marcado por la guerra sucia contra el candidato de la coalición Juntos haremos historia, Cuitláhuac García Jiménez

Texto: Norma Trujillo Báez / Voz Alterna

Fotos: Cortesía

XALAPA, VERACRUZ.- Los cuatro candidatos al gobierno de Veracruz  iniciaron campañas en sus municipios de los que son originarios; con esa uniformidad regional, gastarán al día 2 millones de pesos, que sumados en 60 días serán más de 600 millones de pesos en total, un recurso que contrasta con la pobreza y  que solo servirá para pronunciar promesas de solución a los problemas de la entidad: desaparición de personas, feminicidios, violencia, campo abandonado, migración, desempleo y la exigencia de comunidades de frenar proyectos hidroeléctricos y minas.

Las campañas por la gubernatura iniciaron a las 7 de la mañana de este domingo y la guerra sucia arreció junto con ellas. En la disputa entran Miguel Ángel Yunes Márquez, postulado por la coalición conformada por PAN-PRD y Movimiento ciudadano, “Por Veracruz al frente”; José Francisco Yunes Zorrilla, candidato de la coalición “Por un Veracruz mejor”, formada por PRI y PVEM; Cuitláhuac García Jiménez, por la coalición “Juntos haremos historia”, integrada por Morena, PT y PES; y Miriam Judith González Sheridan, candidata del Partido Nueva Alianza.

El candidato de Morena, Cuitláhuac García Jiménez, arrancó su campaña en Los Lagos, en el centro de la ciudad de Xalapa. Allí, junto con la atleta –y senadora- Ana Guevara corrió cuatro kilómetros dentro de la  “carrera de la transformación de Veracruz”. Ahí inició la guerra contra él: cuatro botargas de Hugo Chávez llegaron a la carrera.

La imagen recordó otra, de 25 años atrás, cuando “coquetos travestis” llegaron a un acto del entonces precandidato presidencial del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, con la misma intención: desprestigiar al enemigo político. En esa ocasión, el PRD acusó al entonces secretario de gobierno, Miguel Angel Yunes Linares, de ordenar el sabotaje para ridiculizar al precandidato perredista, mientras que el área de comunicación social de presidencia se encargó de que los medios de comunicación le dieran amplia difusión al incidente. Ahora, el objetivo fue el candidato morenista, quien acusó Yunes Linares, que ahora es gobernador del estado, de utilizar a elementos de Seguridad Pública para presentarse como botargas.

En su primer día de campaña, García Jiménez, de 56 años, firmó acuerdos con grupos campesinos, y destacó los cuatro ejes rectores del Plan Integral de Seguridad que propone: detener la migración del campo a la ciudad; atender a los jóvenes para que continúen estudiando; Impulsar programas de capacitación a policías municipales y estatales; y una capacitación para tender delitos de alto impacto.

Por su parte, el candidato de la coalición “Por Veracruz al frente”, Miguel Ángel Yunes Márquez , hijo del actual gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. En el primer día de la campaña ya mostró su poca intención de separar la campaña del gobierno de su padre, al utilizar en las invitaciones  a sus actividades, la frase: “Hay cambio para rato”.

Yunes Márquez, de 41 años,  es el más joven de los cuatro contrincantes. Abrió sus actos de campaña con invitados especiales en el World Trade Center de Boca del Río y por la tarde, en un acto popular y acompañado por el candidato a la presidencia de la República, Ricardo Anaya, dijo que ya se logró un cambio en Veracruz  y se basó en enumerar las condiciones en las que recibió la administración de su padre en 2016.

“Poco a poco empieza a sentir el apoyo de un gobierno que está consciente (…) apoya a 700 mil familias a través del programa ‘Veracruz empieza contigo’, pero lo más importante que ha logrado este gobierno es cambiar la cultura de la corrupción y la impunidad por la cultura del trabajo de la honestidad. Se ha hecho mucho pero también estoy consciente  que queda mucho por hacer”, dijo el candidato.

En Perote, José Francisco Yunes Zorrilla, de 49 años, inició su campaña acompañado de presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza; sin salir del tradicional “acarreo” político congregó a 14 mil personas en el campo deportivo “Ánimas” y habló de reivindicar la buena política, la que tiene a la gente como centro: “la gente nos contrata y nos da la oportunidad de servirle. Y lo que se requiere es ponerse en sus zapatos. Ésa es la política que ha enaltecido el PRI a lo largo de décadas en México”.

El candidato priísta criticó los 17 meses de gobierno del actual gobierno de Veracruz, del que señaló fallas y no avances, pero en su discurso, no hizo ningún pronunciamiento de las administraciones de Fidel Herrera y Javier Duarte que sumieron a la entidad veracruzana en corrupción y en la inseguridad, habló de su inicio de campaña como si fuera un borrón y cuenta nueva.

Finalmente, Miriam Judith González Sheridan, de 52 años, ex diputada local de Movimiento de Regeneración Nacional y hoy postulada por Nueva Alianza, inició su campaña en Minatitlán, y aunque aseguró que “Una mujer como yo sí puede con el paquete”. Sin embargo, en su primer acto de campaña, en el mercado de ese municipio, no sabía qué hacer, saludaba a la gente sin pronunciar palabra, llegó sin propuestas.