Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /nfs/c11/h04/mnt/201213/domains/elecciones2018mx.periodistasdeapie.org.mx/html/wp-content/plugins/smart-slider-3/nextend/library/libraries/localization/pomo/plural-forms.php on line 224
El cardenismo que muere | Elecciones 2018
Jiquilpan, Michoacán: Lugar en donde nació el General Lazaro Cardenas del Río. Diferentes monumentos del General Lazaro Cardenas, alusivos a la expropiación petrolera permanecen casi abandonados en distintos municipios  cercanos a Jiquilpan Michoacán. Estos lugares se consideran como el principal bastión del movimiento cardenista.

 

Michoacán: el cardenismo agoniza 

En Michoacán, el cardenismo parece un recuerdo. El protectorado de la soberanía nacional, el reparto agrario, la educación popular y el cooperativismo que sellaron el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río quedaron sepultados por la violencia, la crisis social y las subastas energéticas. Al general le quedan el cariño de su pueblo y una serie de estatuas solitarias

 

Texto: José Ignacio De Alba

Fotos: Duilio Rodríguez

 

JIQUILPAN DE JUÁREZ, MICHOACÁN.- En el pueblo donde nació el general Lázaro Cárdenas del Río sus estatuas están desperdigadas y algunas tienen ese color verdoso del cobre oxidado. Las palomas —que todo lo joden— realizan aterrizajes sobre la cabeza, el saco y, de vez en cuando, le cagan el bigote al busto del general. Hay placas rotas, camellones sucios. 

 

“El general Cárdenas vive en el corazón de su pueblo”, dice Marco Antonio Segura, presidente del comité de la Lámpara Votiva, cuya función es mantener un mechero que se enciende en días conmemorativos. 

 

¿Qué significa el cardenismo?, pregunto. Él responde, muy serio: “Sin él, ¿qué sería de nosotros? Tal vez estaríamos trabajando para el patrón. Tal vez no existiría lo que nosotros conocemos”. 

 

Lázaro Cárdenas nació en Jiquilpan, Michoacán, en 1895. A los 18 años se incorporó a la revolución en Apatzingán, donde alcanzó el grado teniente coronel. Fue presidente del país de 1935 a 1940 y se encargó de llevar a sus últimas consecuencias las preocupaciones sociales de la Constitución de 1917. Para muchos, es el último prócer mexicano. 

 

Segura, un hombre moreno de pelo engominado, fue uno de los tres oradores con los que concluyeron los festejos por el aniversario 80 de la expropiación petrolera, aquí, en Jiquilpan. Los otros dos fueron el presidente municipal priísta, José Clemente Covarrubias, y el gobernador perredista, Silvano Aureoles Conejo.

 

Aureoles, un político de larga carrera, participó hace 30 años en la fundación del Partido de la Revolución Democrática, el partido que creó Cuauhtémoc Cárdenas —el único hijo del general — tras las controvertidas elecciones presidenciales de 1988. 

 

En 2015, cuando llegó a la gubernatura de Michoacán, dijo que el cardenismo sería “el alma” de su gobierno. Luego, su partido hizo una alianza con el PAN, el partido que representa los valores más opuestos al suyo. Y hace unos días, el gobernador michoacano sorprendió a todos al dar su apoyo público al candidato presidencial del PRI.

 

“Tras una profunda reflexión, y anteponiendo el interés de México, he llegado a la conclusión de que el próximo Presidente de México debe ser @JoseAMeadek”, escribió en su cuenta de Twitter.

 

El bandazo le generó un proceso de expulsión de las filas perredistas, que, cosas de la política mexicana, fue anunciado en rueda de prensa por Manuel Granados, un ex priísta que ahora dirige el PRD.

 

Un mes antes, Aureoles festejaba en Jiquilpan la expropiación petrolera con un discurso elogioso de la obra del general Cárdenas. Vestido de guayabera, zapatos impecables y sus lentes Mont Blanc en la bolsa de la camisa, el gobernador repartía sonrisas para las fotografías. Al final del evento, me acerqué a preguntarle qué significa ahora el cardenismo.

 

— El cardenismo sigue vigente - dijo, mientras un guardaespaldas metía la mano en mi pantalón y una mujer de comunicación social ponía rápido la grabadora. 

 

— ¿Cómo interpretar esta celebración en medio de subastas de los campos petroleros?

 

— El hecho que se hayan modificado las leyes y que se haya reformado la Constitución para abrir el tema de los energéticos a la inversión privada o pública no significa que mueran los ideales que el general Cárdenas visualizó en su época. 

 

 

Jiquilpan, Michoacán: Lugar en donde nació el General Lazaro Cardenas del Río. Diferentes monumentos del General Lazaro Cardenas, alusivos a la expropiación petrolera permanecen casi abandonados en distintos municipios  cercanos a Jiquilpan Michoacán. Estos lugares se consideran como el principal bastión del movimiento cardenista.

“18 de marzo de 1938. En el acuerdo colectivo celebrado hoy a las 20 horas comuniqué al Gabinete que se aplicará la ley de la expropiación a los bienes de las compañías petroleras por su actitud rebelde, habiendo sido aprobada la decisión del Ejecutivo federal. A las 22 horas di a conocer por radio a toda la Nación el paso dado por el Gobierno en defensa de su soberanía, reintegrando a su dominio la riqueza petrolera que el capital imperialista ha venido aprovechando para mantener al país dentro de una situación humillante.” (Lázaro Cárdenas, Apuntes)

— ¿Cárdenas estaría orgulloso de lo que se ha hecho?

 

— Es difícil imaginar lo que diría el general, pero los que creemos en sus principios consideramos que la tarea aún no está concluida y hay que seguir luchando, para que esos recursos propiedad de la nación, se usen en beneficio de todos.  

 

El mandatario cortó las preguntas con dos palmaditas en el hombro: “gracias hijo”.

 

* * *

 

Para llegar a Jiquilpan sólo hay que seguir las estatuas de su general, Lázaro Cárdenas del Río. En avenidas, parques, glorietas y escuelas; chicas y grandes, bustos y de cuerpo entero, en traje o en guayabera — siempre la mirada impávida — el Tata ve al horizonte. 

 

Las fiestas por la expropiación petrolera de este 2018 ocurren al mismo tiempo que las subastas de yacimientos petroleros. Pero en Jiquilpan eso parece no importar. Lázaro Cárdenas es más que su obra, y en su pueblo, sus devotos lo celebran como a un santo. Pocos personajes de la historia de México movilizan tanta gente, sin ser acarreados. Quizá este michoacano sea el último prócer mexicano.

 

El desfile es encabezado por el alcalde Covarrubias, que no es nada simpático. Comienza en una estatua de Dámaso Cárdenas, hermano de Lázaro y ex gobernador del estado, avanza por la calle Lázaro Cárdenas, pasa por la casa donde nació el general, y llega al deportivo 18 de marzo, donde reza una leyenda: “Los recursos naturales del país deben servir para su propia prosperidad. Entregarlos a intereses —extraños — es traicionar a la patria”.

 

La ocasión obliga al pueblo a vestir sus mejores galas. La gente apartó “buena sombra” desde temprano; otros menos previsores aguantan parados el paso del desfile de reinas de belleza y de engalanados Lazaritos y Amalitas. Apostada en una de las sombras Ángeles Meza justifica el jolgorio: “es que somos un pueblo mitotero”.

 

José Antonio Navarro parece el loco del pueblo, se coló en el desfile con una pancarta que dice: “no hay nada que festejar”. Para él, el presidente Enrique Peña Nieto es el verdugo de la soberanía nacional. 

 

 

 

Jiquilpan, Michoacán: Lugar en donde nació el General Lazaro Cardenas del Río. Diferentes monumentos del General Lazaro Cardenas, alusivos a la expropiación petrolera permanecen casi abandonados en distintos municipios  cercanos a Jiquilpan Michoacán. Estos lugares se consideran como el principal bastión del movimiento cardenista.

“Uno de mis mayores anhelos es que las clases trabajadoras tengan abiertas francamente las puertas del poder, pero para ello es necesario que se organicen, se disciplinen e intensifiquen su acción social, no dentro de una esfera limitada, sino abarcando todas las actividades de la colectividad y contando con la cooperación de la mujeres y la juventud”. (Lázaro Cárdenas del Río, Palabras y documentos)

Entre aplausos y gritos pasa el desfile en el que participan desde funcionarios del ayuntamiento hasta estudiantes de todas las escuelas del municipio. Igual que cada año, desde hace 79, y llueve, truene, relampaguee o ya no existan más las obras que inmortalizaron a su general. 

 

Pero fuera de Jiquilpan no hay ninguna celebración. En Morelia, a 240 kilómetros de aquí, la gente ni si quiera se acuerda de qué se conmemora. Los hoteles de la capital michoacana están llenos de paseantes que disfrutan del puente vacacional por el natalicio de Benito Juárez. Y en la Ciudad de México, la conmemoración incluso se adelantó dos días antes. En una sobria ceremonia en la Torre de Pemex, el presidente Enrique Peña Nieto dio un discurso inscrito en un boletín que nadie recordará. 

 

En Jiquilpan, después de la fiesta, Cárdenas vuelve a la soledad de las palomas y el bronce cobrizo de las estatuas. 

 

Marco Antonio Segura, el presidente del Comité de la Lámpara Votiva, admite que el mechero dura encendido “entre 5 y 15 minutos”.

 

* * *

 

Si Lázaro Cárdenas ayudó a la pacificación del país después de la Revolución, ahora Michoacán vive de nuevo tiempos violentos. Fue en este estado donde, en diciembre de 2006, el entonces presidente Felipe Calderón inició su “guerra contra el narcotráfico” y cambió el rumbo de la historia. Paradójicamente, el gobernador del estado era Lázaro Cárdenas Batel, el nieto del general que tuvo un gris desempeño. 

 

Jiquilpan, Michoacán: Lugar en donde nació el General Lazaro Cardenas del Río. Diferentes monumentos del General Lazaro Cardenas, alusivos a la expropiación petrolera permanecen casi abandonados en distintos municipios  cercanos a Jiquilpan Michoacán. Estos lugares se consideran como el principal bastión del movimiento cardenista.

En 12 años la vida de los michoacanos dio un giro: en 2006, un grupo criminal dejó regadas 5 cabezas humanas en la pista de baile de un centro nocturno de Uruapan y dos años después, dos granadas fueron detonadas entre la multitud que celebraba la independencia de México en la plaza central de Morelia. A partir de entonces, el estado donde se gestó el cardenismo se volvió un campo de guerra y ningún político pareció poder evitar la espiral de violencia. Michoacán se convirtió en uno de los lugares más violentos del país.

 

Una de las respuestas más genuinas a la violencia fueron las autodefensas (grupos de ciudadanos que se organizaron para defenderse de los criminales) pero tan pronto como surgieron, el gobierno las combatió con más dureza que a los propios grupos delictivos. La intervención del gobierno federal derivó en una compleja y confusa batalla que no ha terminado de sangrar.  

 

Ahora, el movimiento social que provocó las autodefensas está reducido a una postal electoral: el doctor José Manuel Mireles, su líder fundador, encabeza la lista de candidatos a diputados de representación proporcional para el Congreso local, por el partido Movimiento Regeración Nacional (Morena), que liderea Andrés Manuel López Obrador.

 

¿Quién va a ganar en estas elecciones? Es difícil preverlo. Pero quien sea que gane, no serán los michoacanos.

 

 

Michoacan_cardenismo-8

"Pretendemos restaurar la República, rescatarla del entreguismo, la corrupción y la antidemocracia, tornar productiva la economía en beneficio del pueblo y orientar el desarrollo social hacia una igualdad amplia y real": Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, al anunciar la formación del  Partido de la Revolución Democrática en mayo de 1989; 25 años después, tras la aprobación de las reformas energéticas que abrieron paso a la inversión privada, Cárdenas renunció al PRD

Mientras tanto, la oficina del PRD en Jiquilpan está vacía, a pesar de los tiempos electorales. En las paredes cuelgan, para la nostalgia, fotografías de Cuauhtémoc Cárdenas en las movilizaciones de 1988. 

 

¿Y el cardenismo, dónde quedó?

 

“El cardenismo se entibió”, dice Guillermo Valencia, un político local que pretendía ser presidente municipal de Morelia por el PRI, pero quedó fuera. 

 

En el museo de Cárdenas, que está a cargo de la Universidad Nacional Autónoma de México, quedan solitarias las medallas de su general, el hombre que moviliza en papeles viejos su postulado social.

 

Jiquilpan, Michoacán: Lugar en donde nació el General Lazaro Cardenas del Río. Diferentes monumentos del General Lazaro Cardenas, alusivos a la expropiación petrolera permanecen casi abandonados en distintos municipios  cercanos a Jiquilpan Michoacán. Estos lugares se consideran como el principal bastión del movimiento cardenista.
Jiquilpan, Michoacán: Lugar en donde nació el General Lazaro Cardenas del Río. Diferentes monumentos del General Lazaro Cardenas, alusivos a la expropiación petrolera permanecen casi abandonados en distintos municipios  cercanos a Jiquilpan Michoacán. Estos lugares se consideran como el principal bastión del movimiento cardenista.

“Mientras haya un país sin libertad, que presenciemos la existencia de naciones sin independencia política, se mantenga vulnerada, en cualquier forma, la soberanía nacional, y confrontemos el espectáculo injusto del sometimiento económico o político de un país a otro, no será posible que la paz prevalezca en el mundo”. (Lázaro Cárdenas del Río, Documentos)