México, con déficit de mujeres gobernantes

Desde hace 65 años, las mujeres mexicanas tenemos derecho a votar y ser votadas con una cuota de género. Sin embargo, todavía estamos lejos de una participación real de las mujeres en cargos de elección popular. Para muestra un botón: de 48 aspirantes a gubernaturas en nueve estados del país, sólo 11 son mujeres, y únicamente tres tienen posibilidades reales de ganar

Texto: Estrella Pedroza
Gráfico: Lucía Vergara

A más de seis décadas de que las mujeres conquistaron el voto, la paridad de género  en México sigue enfrentando la simulación de los partidos, de 48 aspirantes a la gubernatura únicamente 11 son mujeres. 

Hasta ahora sólo siete mujeres han ocupado el puesto de gobernadora: Griselda Álvarez, en Colima, Beatriz Paredes, en Tlaxcala, Rosario Robles, en Ciudad de México, Amalia García, en Zacatecas, Ivonne Ortega, en Yucatán y Claudia Pavlovich en Sonora

Este año nos estrenamos con una cuota de género. Los partidos tenían que integrar a  mujeres en la  mitad de sus candidaturas . Eso no aplicó en la presidencia ni en las gubernaturas,  debido a que  no se contempla en la ley y porque no hay una confianza real de los partidos en sus mujeres.

De hecho, de 48 aspirantes a gubernaturas o jefatura de gobierno en nueve estados de la República, sólo 11 son mujeres, y únicamente tres tienen posibilidades reales de ganar.

Hagamos un repaso:

La Ciudad de México, donde se elegirá jefatura de gobierno, encabeza la lista con cinco mujeres aspirantes al cargo de elección popular y solo dos hombres.

Las punteras son dos mujeres que hasta hace poco tiempo estaban en el mismo bando: Claudia Sheinbaum Pardo, candidata de la coalición “Juntos Haremos Historia”, de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES). Y Alejandra Barrales Magdaleno, abanderada de la coalición “Por México al Frente”, conformada por el Partido Acción Nacional (PAN), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC).

Ambas tienen trayectoria en la función pública y en la política y son dos de las mujeres que tiene posibilidades reales de ganar por la estructura con la que cuenta cada una de las coaliciones que representan.

Además estarán en la contienda Mariana Boy Tamborrell, aspirante a jefa de Gobierno por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Purificación Carpinteyro, ex subsecretaria de Comunicaciones en el sexenio de Felipe Calderón y ex diputada por el PRD, por el Partido Nueva Alianza y Lorena Osornio Elizondo como candidata independiente.

En la CDMX ya gobernó una mujer: Rosario Robles fue interina cuando Cárdenas se fue a la presidencial; ahora, está en el PRI, 

En Yucatán se registraron cuatro aspirantes y en Chiapas cinco, pero en ninguno de los casos figura una mujer. En Morelos, Guanajuato, Puebla, Veracruz Tabasco y Jalisco, únicamente contenderá como candidata a la gubernatura una mujer por entidad.

Nadia Luz Lara Chávez, magistrada del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y candidata por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), es la única mujer que dará la batalla en Morelos, entidad en la que el órgano electoral recibió ocho registros para el puesto de gobernador. Sin embargo, sus posibilidades son nulas debido a que PVEM no tiene mucho peso y además es uno de los institutos políticos que más violentado el derecho de paridad de género.

En Guanajuato, por ejemplo, de cuatro aspirantes Bertha Solórzano Lujano, ex líder de la sección 47 del SNTE y candidata por el Partido Nueva Alianza (PANAL), será la única que estará en batalla electoral.

En Veracruz son cuatro aspirantes y la única mujer es Judith González Sheridan, conocida como July Sheridan, abanderada por el Partido Nueva Alianza (PANAL) y ex militante de Morena.

En Tabasco de seis candidaturas, la del PRI es encabezada por Georgina Trujillo Zentella, hija de del exgobernador priista Mario Trujillo García, tiene trayectoria en la función pública pero también tiene en contra a la ola morenista por ser la tierra de Andrés Manuel López Obrador.

En Jalisco, Martha Rosa Araiza Soltero, candidata por el Partido Nueva Alianza (PANAL), es la única mujer de siete aspirante a la gubernatura pero no tiene posibilidades de ganar.

En Puebla Martha Erika Alonso Hidalgo, esposa del exgobernador Rafael Moreno Valle, es la candidata de la alianza “Por Puebla a Frente”, encabezada por la coalición entre el PAN, PRD, MC y los partidos locales Pacto Social de Integración (PSI) y Compromiso por Puebla. Alonso Hidalgo es otra de las mujeres con posibilidades de ganar, por la estructura y fuerza de la alianza que la respalda.